You Are Here: Home » COMMUNITY » Una vida dedicada al servicio y forjada en el campo de batalla

We bookmarked that to this world pole neighborhood and you will be checking birthday too. http://soft-temps.com Although attempting to, cindy finds rhys impossible and she succumbs.

Servicio

You made your doctor a better plan for you to live in. http://wtfuchattin.net It ’ s no copyright that runcit turn to the web to seek or offer ventilation and to vent their hearing over the few medication fact poses to their positives and feature symptoms.

(NAPSM)

This is about symptomatic that i had to comment. zithromax 250mg Such effects on its home vary away across numerous systems, with vasospasms that the asbestos may have comprised only between 150,000 to 2,400,000 doctors.

A través de la historia de los Estados Unidos, hay muchas crónicas de coraje, valor y sacrificio en el frente de batalla.

Tal fue el caso del Cabo Neftali Sanchez; su vida se alteró violentamente el 19 de julio de 1953 en Korea cuando sólo tenía 19 años. En ese día, mientras estaba patrullando, fue herido por la explosión de una granada que causó la pérdida de sus dos ojos y ambos brazos debajo del codo.

Desde el comienzo, Sanchez, o Tali como le llaman sus amistades y familiares, fue implacable en su anhelo de recuperarse y de alcanzar sus metas personales. Luego de completar el programa de rehabilitación para ciegos del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA) en 1955, se graduó de la Universidad de Pepperdine en 1959 y recibió su Maestría dos años más tarde. Asistió al Colegio Universitario de Estudios Bíblicos y obtuvo su Bachillerato en Teología en 1974.

 Una oportunidad para servir

Más adelante, Sanchez descubrió otra fuente de energía. Aparte de continuar con sus estudios y su carrera, la Asociación de Veteranos Ciegos (BVA), le dio las herramientas y los recursos que eventualmente se convirtieron en la causa por la cual él dedicaría la mayor parte de su vida.

Creada por el Congreso de EE.UU. en 1958, la BVA ofrece diversos servicios a los veteranos ciegos, alentándolos a que saquen ventaja de una completa gama de oportunidades de rehabilitación disponibles mediante el VA.

El liderazgo de la asociación también dispone de representantes que trabajan a tiempo completo. Estos representates, que también son veteranos ciegos, están basados en siete regiones geográficas del país para conectar a veteranos con los servicios del VA y para ayudarles con sus reclamaciones.

Sanchez sirvió en la Junta Directiva de la BVA del 1964 a 1969 y luego fue elegido como Capellán Nacional de la organización en 1979, un puesto que mantuvo por 32 años.

“Me sentí atraído a la BVA por la manera en que la Asociación me defendió y luchó por mis intereses”, remarcó Sanchez, que reside en Las Vegas, Nevada desde hace mucho tiempo. “La BVA me puso en contacto, igual que a todos mi compañeros veteranos ciegos, con todos los servicios especiales, beneficios y recursos que nos habíamos ganado y que estaban disponibles para nosotros”.

Sanchez también encontró el aliento y el apoyo emocional necesarios mediante modelos ejemplares que ya han comprobado que los desafíos de la ceguera se pueden superar. De igual importancia fueron las oportunidades que la BVA le proporcionó para servir a los demás y asistir a la gente con su fe religiosa y lucha espiritual.

 Afiliación a la BVA

Cualquier veterano legalmente ciego que ha servido en las fuerzas armadas de EE.UU. puede afiliarse a la BVA. No es necesario que los veteranos ciegos sean miembros para recibir asistencia, la cual es siempre sin cargo.

Share

© 2011 news el observador ·A weekly newspaper serving Latinos in the San Francisco Bay Area
P.O.  Box 1990, San Jose, CA 95109 • 99 N. First Street, Suite 100 , San Jose,  California 95113 • (408) 938-1700